Consejos para dormir a los bebés II

consejos para dormir bebeEn el post pasado te compartí los consejos de Elizabeth Pantley para ayudar a tu hijo a dormir mejor, en este post quiero contarte sobre mi experiencia al poner en práctica estos consejos para dormir a mi bebé.

Lo primero que hice fue observar a mi hija, poco a poco fui identificando las señales que me indicaban que tenía sueño y a partir de ahí empecé a establecer una rutina, la cual se ha ido modificando conforme Belén ha ido creciendo. Iré haciendo mis comentarios en cada uno de los consejos que da Elizabeth Pantley.

Mantén un horario consistente para dormir y para despertarse. El horario para dormir no lo establecí yo, mas bien he respetado el horario de mi hija y una vez que se instauró este horario ahora sí, lo hemos respetado. No es un horario rígido en extremo pero tiene poco margen de tolerancia porque de lo contrario, mi hija al estar tan cansada, se pone molesta, inquieta y propensa a berrinche por cualquier cosa. Para mí es básico respetar este horario para terminar bien el día.

El horario para dormir es temprano y se ha mantenido más o menos igual desde que empezamos. Al principio mi hija se dormía alrededor de las 8, después se adelantó a las 6 y se mantuvo así casi hasta que tuvo un año, luego empezó a dormir alrededor de las 7 y ahora es entre 8 y 8:30.

En cuanto al horario para despertar también lo ha establecido ella. Al dormirse temprano despierta temprano. Su hora de despertar también se ha ido ajustando según cambia su hora de dormir; ha estado entre 6 y 7:30. Ahora es alrededor de las 8 – 8:30

Intenta que duerma siestas todos los días. Belén durmió siestas hasta los 18 meses más o menos; a partir de entonces no duerme siesta. Hay quienes recomiendan que duerman siesta hasta los 5 años. Una vez más hay que recordar que cada niño es diferente y hay que respetar sus necesidades.

De recién nacida y en los primeros meses dormía varias siestas al día; como a los 9 meses hacía una siesta corta (de media hora) y una siesta larga (de dos horas). El horario de la siesta larga siempre fue regular (también establecido por mi hija) desde los pocos meses de vida, a eso de las 12 del día y solía durar dos horas. La hora de la siesta larga coincidía con la hora en que yo regresaba a casa para amamantarla. Alrededor del año de edad se quedó nada más con la siesta larga hasta que un buen día decidió que no quería más siesta; simplemente no se durmió.

Ajusta el reloj biológico de tu hijo.  Es increíble el reloj biológico. Cuando empieza a entrar el sol por la ventana Belén abre los ojos y en cuanto empieza a oscurecer vienen los bostezos. Durante las siestas dejaba la luz natural, no oscurecía la habitación. Cuando se acerca la hora de dormir bajamos el ritmo, nada de juegos agitados, nada de TV, pocas luces, preparar todo para irse a dormir.

En cuanto notaba las señales de sueño le explicaba que ya nos íbamos a preparar para dormir, buscábamos todo lo necesario para el baño, buscábamos pijama, acomodábamos la cama, etc. Ahora ella solita dice “ya quiero cenar, bañarme y dormir”.

Desarrolla una rutina consistente para ir a dormir. Nuestra rutina ha ido cambiando con el tiempo. Cuando Belén estaba recién nacida era un bañito, cambiarla y amamantarla. Desde ese entonces hacía cosas para indicarle que era hora de dormir; por ejemplo, cuando estaba preparando su bañera le cantaba una canción que me inventé precisamente explicando lo que estaba haciendo y aunque parezca increíble, poco a poco fue relacionando todo. Fue hilando sucesos y sabía que era hora de dormir.

Ahora nuestra rutina es cena, baño y sí, todavía la amamanto para dormir. Aunque ya ha habido varias veces que se duerme solita.

La rutina ha sido básica para respetar la hora de dormir, ayuda a preparar el ánimo para dormir, invita al sueño. Por supuesto ha habido ocasiones en que no hacemos toda la rutina, especialmente si está muy cansada o enferma; ha habido veces en que se duerme sin cenar o sin bañarse.

Crea un ambiente de sueño agradable. Como mi hija se dormía muy temprano, había días en que el sol seguía y ella ya estaba lista para dormir; así que trataba de oscurecer la habitación utilizando doble cortina o una sábana oscura encima de la cortina. Aunque fuera muy temprano, hacía todo el ritual y dejaba todo listo como si ya fuera de noche; así, si ella se despertaba se encontraba con ambiente “de dormir” y volvía a conciliar el sueño.

Dale una alimentación adecuada. La verdad nunca lo tomé en cuenta como para preparar una cena “para dormir”. Siempre he cuidado que nuestra alimentación sea balanceada e intento incluir todos los grupos de alimentos en todas las comidas.

Ayuda a tu hijo a estar sano y en forma. Comprobado, cuando Belén tiene poca actividad física en el día cuesta trabajo que se duerma; ya sea que se duerma más tarde o se ponga molesta. Si hace actividad regularmente se duerme rápidamente, duerme mejor y se levanta de buen humor. Eso sí, a la hora de dormir evito los juegos agitados.

Enseña a tu hijo a relajarse. Estoy trabajando en este punto porque hasta ahora Belén duerme con su “sese” (al pecho); pero ya empieza a querer dormir sola; así que a veces pide que le lea un cuento, que le cante, o que le de besitos hasta que se duerme. Hay quienes les hacen cariñitos en la cabeza o en la espalda y así ayudan a sus hijos a relajarse.

Debo decir que la lactancia y el colecho me han sido muy útiles para ayudar al buen sueño tanto de mi hija como de nosotros, sus papás. Y aunque estas prácticas son muy controvertidas, especialmente cuando hablamos de niños pequeños -ya no bebés- compruebo que además de resultar cómodas no han causado ningún daño a mi hija. Ahora es cuando empieza a buscar su independencia para dormir y mi deber es ayudarla.

Escuela De Padres Primerizos

Comments

  1. Hey Roxy, algunos de los consejos los seguí con mi nene el mayor pero el es de muy buen dormir he de confesarlo así que no ha sido problema, casi desde bb pegaba la cabeza en la almohada y caía como lirón hasta la mañana siguiente, peeero el bb… El como todos los niños es otra historia, ahora tenemos el inconveniente (para mi) de que no se queda a dormir en cama a menos que este yo ahí para abrazarlo.

    • Roxy González :

      Hubo un periodo en que la pasamos igual; Belén me quería juntito a ella para permanecer dormida.

      Lo que a veces me funcionaba era sustituirme poco a poco con una almohada, de tal manera que se sintiera apoyada en algo. Cuando no pegaba el truco, pues ni modo, me quedaba con ella y aprovechaba para dormirme temprano. Para tí tal vez no sea opción porque tienes que atender a tu otro hijo.

      Lo único que se me ocurre es que podría dormir en un rebozo o fular hasta que llegue la hora en que puedan acostarse juntos.

Speak Your Mind

*