La crianza y el trabajo

crianzaytrabajoNo soy madre primeriza. Estoy pasando mi segundo puerperio y aunque me siento más confiada que con mi hija en cuanto a cómo cuidar y criar a mi bebé sigue siendo difícil.

Cuando nació mi hija yo trabajaba fuera de casa, me reincorporé cuando ella tenía un mes y, aunque reduje mucho mi jornada laboral, seguía estando fuera. Conforme mi pequeña crecía, mis horas de trabajo aumentaban hasta que, cuando ella cumplió tres años decidí empezar a trabajar exclusivamente desde casa.

Hace nueve años que renuncié a mi empleo y empecé a trabajar por mi cuenta. He intentado una y otra vez varios negocios, sin mucho éxito. Ahora, que siento que voy encontrando mi rumbo me encuentro en un dilema: me siento estancada en mis emprendimientos y no tengo ganas de hacer nada.

Mi situación es totalmente diferente a cuando nació Belén. Ahora trabajo desde casa en mis propios emprendimientos, no tengo ayuda para el aseo, tengo una hija pequeña y un bebé que necesitan de mí, pasé unos meses de mucho estrés y estamos en una situación económica difícil.

Por un lado, la razón me dice que tengo que trabajar porque necesito generar ingresos. Por otro lado, mis sentimientos son de querer estar con mis hijos y disfrutarlos (¿no es por eso que decidí trabajar desde casa?)

Soy una persona matutina; soy productiva por las mañanas, muy temprano, de madrugada, antes de que los demás despierten. Durante el resto del día no tengo oportunidad de trabajar y además me distraigo mucho. De noche, ni se diga; mi cuerpo pide dormir temprano.

He intentado levantarme temprano, como siempre (a las 5 am), para trabajar pero estoy agotada. Mi mente divaga, no me concentro y además me pesa mucho dejar la cama… ¡tan a gusto que estaba entre mis dos hijos! sintiendo su calorcito, escuchando su respiración… Sí, disfruto tener a uno durmiendo en mi pecho (aunque no pueda moverme para no despertarlo) y con un brazo o una pierna de la otra encima de mí.

He intentado desvelarme y tampoco…

Cuando converso con mis amigas emprendedoras y veo sus avances, los anuncios de sus nuevos cursos, los proyectos que están armando me siento mal. Siento que no estoy haciendo nada por mis emprendimientos ¡qué tanto trabajo y tiempo me ha costado ir levantando!

Gracias a ellas, a mis amigas, he reaccionado y observado mi situación. Tengo un bebé recién nacido al cual conocer, con quien conectar y crear un vínculo. Tengo una hija pequeña que necesita mi atención y mimos. Eso es lo realmente importante.

Así que he aceptado mis “limitaciones”. He aceptado que no puedo hacer en estos momentos todo lo que quisiera, que mis proyectos tendrán que ir más lento. Me doy permiso de no trabajar  y me dedicaré a disfrutar a mis niños, a conectar con ellos, a divertirnos, a reírnos, a amarnos. No me sentiré mal por “no hacer nada”.

Aprovecharé para mirar hacia adentro, para reflexionar, para redefinir mis objetivos y despacio, sin perder de vista la meta, seguiré avanzando.

Comments

  1. Hola Roxy, me da mucha alegría leer que estás mejor. Y sí, es difícil eso de trabajar y criar, hace tres meses y medio tuve a mi bebé, soy primeriza, y como lo planeamos fue parto vaginal, todo salió muy bien gracias a Dios.
    Yo soy ama de casa, o bueno, era, porque en una semana estaré laborando, por lo menos de 9 a 1 y estoy a un paso de la depresión porque tengo que dejar a mi bebé en una guardería. Por el momento disfruta a tus hijos, no hay nada mejor para la motivación que estar feliz y contenta. Verás que poco a poco recuperas las ganas y reinicias con más fuerza.
    Un abrazo.

    • Roxy González :

      Gracias Lorena. La verdad que me voy sintiendo mejor y con ánimo de ir retomando mis actividades sin perder de vista lo más importante que son mis niños.

      Aprovecha todo el tiempo que puedas estar con tu bebé. Te mando un gran abrazo.

Speak Your Mind

*