Los principios de la crianza con apego

crianza con apegoLa crianza con apego no es una receta de cocina; no es una lista de requisitos que deban cumplirse para poder afirmar que sigues LA crianza con apego.

Cada familia es distinta, tiene sus propia realidad con sus particulares necesidades, recursos y circunstancias. No  hay una única manera correcta de practicar la crianza con apego; puedes leer un testimonio en No hay una sola crianza con apego.

La crianza con apego se trata de establecer lazos emocionales sólidos y sanos entre un niño y sus padres; se trata de satisfacer las necesidades de confianza, empatía y afecto que tiene el niño, además de proporcionar la base  para mantener relaciones sanas durante su vida.

La crianza con apego, basada en la teoría del apego, ha sido estudiada por más de 50 años por psicólogos, investigadores de desarrollo infantil e incluso por investigadores que estudian el funcionamiento del cerebro.

Las investigaciones muestran que el desarrollo físico, emocional y neurológico de un niño es mucho mayor cuando sus necesidades de protección, proximidad y previsibilidad son satisfechas.

Attachment Parenting International ha creado una guía, basada en los resultados de las investigaciones, para ayudar a los padres a entender el desarrollo normal de su hijo,  a identificar sus necesidades y  responder a ellas con respeto y empatía.

 Una vez más, insisto que la crianza con apego no es una receta.

Esta guía llamada “Los 8 principios” tiene como objetivo sensibilizar a los padres sobre las necesidades de los niños; debe utilizarse como una orientación para que cada familia cree su propio estilo de crianza donde se fomenten los lazos de apego.

 Los ocho principios de la crianza con apego

  1. Prepararse para el embarazo, el parto y la crianza.
    Cuando se espera un bebé generalmente se piensa en “lo que necesita el bebé” en términos materiales; sin embargo lo más importante es informarse para recibir al bebé en un ambiente tranquilo y amoroso donde pueda nacer y crecer.
  2. Alimentar con amor y respeto.
    Alimentar a un bebé debe ser un acto de amor. Aunque el alimento ideal para un bebé es la leche materna; no significa que los bebés alimentados con biberón no puedan beneficiarse del amor al ser alimentados.
  3. Responder con sensibilidad.
     Cuando las necesidades de un bebé son atendidas con sensibilidad, éste va aprendiendo a confiar. El establecimiento de un vínculo fuerte no se logra únicamente al satisfacer las necesidades físicas sino también las emocionales.
  4. Contacto corporal.
    El contacto físico también nutre y satisface las necesidades de cercanía y afecto del bebé. Al cargar a un bebé se le brinda seguridad, estímulo y movimiento. La lactancia, los baños y los masajes son formas de contacto piel a piel.
  5. Participar activamente en las rutinas del sueño.
    Los bebés tienen necesidades nocturnas que deben ser satisfechas. Un bebé necesita del amor de sus padres para sentirse seguro durante la noche. Los niños pequeños también pueden necesitar la tranquilidad y seguridad que sus padres le brindan.
  6. Proporcionar amor y cuidado constante.
    Los bebés y niños pequeños tienen una necesidad intensa de presencia física proporcionada por un cuidador siempre disponible y cariñoso. El cuidado diario y el juego son excelentes oportunidades para construir lazos de apego sólidos.
  7. Usar disciplina positiva.
    Trata a tu hijo de la misma manera como te gusta ser tratado. La disciplina positiva  se basa en la empatía, el amor y el respeto; su objetivo de es ayudar a los niños a desarrollar auto control y autodisciplina; a la vez que promueve la conexión afectiva entre padres e hijos.
  8. Procurar un equilibrio entre la vida personal y la vida familiar.
    El equilibrio implica que las necesidades de todos, no solamente las del niño, se reconocen, son validadas y satisfechas en la medida de lo posible. Aunque las necesidades del niño deben ser una prioridad, también es importante que los padres, como individuos y como pareja, busquen un equilibrio para satisfacer sus necesidades tanto como sea posible.
Como ves, estos 8 principios de la crianza con apego son un valioso apoyo para las áreas clave en el desarrollo de los niños.

No pierdas de vista que el objetivo a largo plazo de la crianza con apego es criar niños que se conviertan en adultos responsables, seguros de sí mismos,  con una alta capacidad de empatía y conexión, que puedan establecer relaciones sanas con las personas que le rodean, que traten a los demás sin violencia, con respeto, amabilidad y dignidad.

La esencia de la crianza con apego es establecer y nutrir vínculos de apego sólidos entre padres e hijos, utiliza los principios como guía, sigue tu instinto y escucha a tu corazón.

Escuela De Padres Primerizos

Comments

  1. Gracias por recordarnos estos puntos tan esenciales.
    Si tratamos a los niños con amor y respeto, lo demás sale fácil.
    Saludos

  2. Cada familia un mundo distinto y podemos combinar varias de estas cosas pero al final como dicen arriba amor y respeto son palabras clave…
    A veces, como dice el testimonio de no hay una sola crianza con apego, puede resultar dificil controlar una emocion cuando se esta cansada o molesta…. pero siempre hay que recordar que nuestros pequeños no tienen ninguna culpa de lo que nos sucede.. son los ultimos que deben de pagar nuestros arranques… si ellos ven que manejamos nuestra ira o cansancio de una manera tranquila y positiva, ellos aprenderan a hacerlo… y asi lo haran con sus hijos… siempre he sido un poco impulsiva, lo confieso.. mas bien cuando era adolescente, desde hace mucho tiempo que he aprendido a tener control sobre estas emociones… aunque sea, si me siento bastante mal y necesito desahogarme, lo hago sola, en tapandome en la almohada, o escribiendo, despues me siento mejor pero jamas jamas hay que ddesquitar con los nenes nuestras reacciones.. saludos Roxy gracias por compartir

Speak Your Mind

*