Como enseñar a los niños a tomar buenas decisiones

tomar buenas decisiones

Michal Marcol / FreeDigitalPhotos.net

¿Cuántas veces te has preocupado por tomar buenas decisiones? ¿Has pensado que en el futuro tu hijo tendrá que hacerlo? ¿Cuál debe ser nuestro rol como padres?

Todo el tiempo estamos tomando decisiones y no pocas veces nos preguntamos si la decisión que tomamos fue la correcta. Los niños también pasan por lo  mismo; sus decisiones son sobre temas que pueden parecernos simples, pero para ellos no lo son.

Parte del futuro de nuestros hijos está en nuestras manos y otra parte está en sus propias manos; es por ello que debemos enseñar a los niños a tomar buenas decisiones.

Enseñando a los niños a tomar buenas decisiones.

Empieza desde que es pequeñito. Permite que tu hijo tome decisiones que pueden ser muy simples ¿quieres usar el vaso azul o el rojo? que sepa que puede tomar sus propias decisiones. Cuando los niños son pequeños hay que darles pocas opciones para elegir; puedes empezar con dos y conforme vaya creciendo ir aumentando el número de opciones.

Permite que tome malas decisiones. Todos cometemos errores y aprendemos de ellos; lo mismo pasa con los niños. Es muy probable que tu hijo te pida consejo para tomar una decisión; en lugar de simplemente darle tus sugerencias o tu opinión, guíalo por medio de preguntas para que él mismo decida. Además de darle la oportunidad de aprender sentirá que tiene el control de la situación lo que lleva a tener seguridad en sí mismo.

Se comprensivo.  Tu hijo desarrollará su capacidad para tomar decisiones si tú, como padre, lo animas y le das tu apoyo. No juzgues ni critiques a tu hijo por tomar una mala decisión; ayúdalo a que tome conciencia de las consecuencias que traen las malas decisiones.

Pon el ejemplo. Los niños aprenden más por lo que haces que por lo que dices; imitan lo que nosotros hacemos. Tu hijo está observándote todo el tiempo, cada movimiento que haces y cada decisión que tomas por muy insignificantes que te parezcan.

Dale tu amor incondicionalmente. Confía en tu hijo y en su capacidad para tomar buenas decisiones. Demuéstrale que lo amas incondicionalmente, incluso cuando toma malas decisiones.

No hay mejor manera de enseñar a tu hijo a tomar buenas decisiones que diciéndole que lo amas y que confías en él. Es cierto que los niños pueden ser imprudentes y pueden no tomar en cuenta todas las consecuencias de sus decisiones pero con un poco de precaución y con tu guía, sin lugar a dudas puedes ayudar a tu hijo a desarrollar su habilidad para tomar buenas decisiones.

Escuela De Padres Primerizos

 

Comments Closed